SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

%title

JUVENTUD EN ALZA CON LLANTÉN MENOR

Por Nueva Estética

Con la edad, el óvalo se desdibuja y todo se desploma, este fenómeno se conoce como inversión del triángulo de juventud. Esta pérdida de volumen se debe, por un lado, a la disminución y al desplazamiento de la grasa del rostro hacia abajo, y por otra parte, al relajamiento de la piel. Las zonas propensas a la pérdida de volumen son múltiples: ojeras, huecos de las mejillas, surco nasogeniano, contornos de la mandíbula, etc. Las consecuencias son visibles: pérdida de tonicidad de los rasgos, pómulos y mejillas con menos volumen, un rostro menos armonioso que parece más cansado, con unos contornos menos nítidos. Los cosmetólogos de CLARINS han diseñado una fórmula capaz de devolverle de nuevo su armonía. Los protagonistas de esta fórmula son el llantén menor, la harungana y los azúcares de avena bio


Respecto al envejecimiento facial y el desplome de los rasgos, los científicos de CLARINS han logrado evidenciar el papel nocivo de los fibroblasto: “director de orquesta de la juventud de la piel”. Cuando éstos se expone a los cambios hormonales asociados con la edad, los fibroblastos con carencia hormonal ocasionan un aumento de la lipólisis de los adipocitos, células de grasa de la piel, que ocasiona la pérdida de los volúmenes observada en el rostro, así como un aumento de la producción de las enzimas de degradación. El relajamiento de la piel sumado al efecto de la gravedad da lugar a la caída del tejido adiposo: los volúmenes de grasa se orientan hacia la parte inferior del rostro. El surco nasogeniano se acentúa, los contornos del rostro pierden nitidez y aparece la papada. Un fibroblasto sin carencia de hormonas presenta una forma estrellada con múltiples puntos de anclaje en la matriz extracelular, lo que refuerza la estructura de la dermis. Por lo contrario, un fibroblasto con carencia hormonal presenta una forma alargada y aplanada. Pierde los puntos de anclaje esenciales para la estructura de la dermis. Los activos encargados de volver a poner todo en orden son:

Llantén menor. Mantiene la armonía de los volúmenes del rostro. ¿Cómo? limita la disminución del tejido adiposo ocasionado por los fibroblastos envejecidos y frena la caída del tejido adiposo, impidiendo la degradación de la red de sostén de los adipocitos. De este modo, se preserva el tejido adiposo, limitando así la pérdida de volumen a nivel del rostro y se conserva la armonía general.

Azúcares de avena bio. Destacan por su efecto lifting. Estos azúcares devuelven con total suavidad una firmeza inmediata a la piel. Lo que hacen es formar una red invisible que se vincula con los lípidos intercelulares de la capa córnea. Estos vínculos ejercen microtensiones que “levantan” los rasgos sin darles rigidez. El rostro se remodela y los contornos recuperan nitidez.

Harungana. Este árbol de Madagascar es un excepcional redensificante. Tiene el poder de volver a inicializar la forma del fibroblasto con carencia hormonal, devolviéndole a la piel su juventud. Reactiva la producción de colágeno y de sustancia fundamental, reconsolidando poco a poco la estructura cutánea. Atenúa las arrugas profundas y las líneas de expresión, a la vez que disminuye el relajamiento cutáneo.

Pero eso no es todo, además de la pérdida de volumen, llegada cierta edad, otro punto importante son las manchas, que se hacen cada vez más evidentes. Las manchas de pigmentación se originan a nivel de los melanocitos, células situadas en la capa basal de la epidermis. Su aparición está relacionada con diferentes trastornos que intervienen en a actividad celular con la edad y los cambios hormonales. Con los años, la unión dermoepidérmica (UDE), unión ondulada que separa la dermis de la epidermis, se alarga aumentando sus ondulaciones. Se forman profundas “invaginaciones” de la epidermis en la dermis en las que los melanocitos se aglomeran. los pigmentos se acumulan Los queratinocitos circundantes se cargan de melanina antes de dirigirse a la superficie de la piel. para evitar que esto suceda, nada como el jaguarzo negro bio de Montpellier combinado con hexilresoreinol. ¿Cómo trabaja sobre la piel cada uno de ellos? El primero actúa contra las principales causas profundas de las manchas que surgen por consecuencia de las modificaciones de la estructura de la piel. Previene el alargamiento y la deformación de la unión dermoepidérmica (UDE), reduciendo las invaginaciones, y disminuye la acumulación de los melanocitos.  El segundo es una molécula antimanchas de referencia que bloquea la síntesis de melanina en su origen.